viernes, 5 de septiembre de 2008

Like an ANGEL

Me cogía de la mano.
Me montaba en su motito para bajarme al chalet para darme un baño.
Me daba la merienda que era un melocotón recién cogido del árbol.
Me hacía tonterías en todas las siestas porque yo iba a despertarlo.
Me daba veinte duros cada vez que podía.
Me defendía cuando mi madre me regañaba.
Me contaba que no sabía leer, pero aun así es muy listo.
Me dejó coger su moto.
Me aconsejaba sobre el tabaco.
Me llamaba por teléfono para decirme que se acordaba de mi.
Me dejaba que le tocara ese precioso pelo blanco.
Me lo encontraba mirando por la ventana cada vez que volvía a su casa.


Pero yo era tan pequeña que no he sabido valorar todos esos momentos hasta que él ha enfermado. Ahora está en la cama del hospital…sin poder traerme ese melocotón recién cogido para merendar….sin poder montarme en su moto, y sabiendo que si entro a su casa no lo veré mirando por la ventana. Ya no puedo tocar su precioso pelo blanco rizado (que él tanto se había cuidado durante años) porque la quimioterapia se lo ha arrebatado. Ahora me conformo con ir a verlo cada día, para que mirándome durante dos o tres minutos con una sonrisa gigante me diga: ¡que guapa es mi nieta!
No quiero que se vaya, aunque sé que tendrá que hacerlo. Mientras tanto, me satisface ser yo, su nieta mayor, la que le saque esa sonrisa cada día y le dé fuerzas para poder seguir luchando.

3 comentarios:

carlos dijo...

Esos dos o tres minutos en donde se funden la mirada con una sonrisa le dan tal fuerza que ni el tiempo puede contarla.
Animo y como bien dices a seguir luchando!!

Heyy jienense? Acabo de llegar de pasar cerca de tu tierra! Pues bienvenida al club andalusí :) Y precisamente de Jaen es Brian,un cuentacuentos que escribe como los angeles,vamos que algo debe tener el santo reino con las palabras ;)
Bienvenida y a escribir!!!

Y ánimo Rosa!!

Anónimo dijo...

A pesar de los pesares y de cómo vayan a terminar las cosas, el recuerdo de ser esa nieta mayor nos durará para siempre (eso te lo aseguro yo...) ;)

Por otro lado... ¡hay que ver cómo te las gastas tú también escribiendo, eh maja! Esta entrada me ha emocionado y, además, me ha removido muchas cosas por dentro. Y lograr eso, te aseguro que no es nada fácil...

Un besote muy gordo, guapísima!!

P.D.1.- Perdón por tardar tanto en pasarme por aquí pero, como ya te dije, hasta hoy no he tenido nada de tiempo.

P.D.2.- En mi blog tienes algo que, aunque no empezó como debería, si contiene algo que espero te guste encontrar...

atenea dijo...

Uffff creo que a todos nos has hecho recordar muchas cosas... a mí particularmente sí... y aunque sea un poco triste, a veces está bien hacerlo para no olvidar todo lo bueno que (en mi caso) me dieron y ya no pueden. Sólo por eso, gracias :)





Pero yo venía a decirte otra cosa... que hace días me firmaste en el blog y un día por otro no te había contestado...

¿Así que te vas de Erasmus? Jooooo qué envidiaaaaaaa!! quién pudiera volver a vivir eso!! Cada experiencia es única, y ya verás como te va genial, vas a conocer a mucha gente y a hacer muchas cosas, ya verás... y aprovecha todo al máximo desde el primer día que, lamentablemente, se pasa volando. Y ya verás como cuándo estés de vuelta hablarás tan bien o mejor que yo de mi año en Finlandia. Mucha suerte y el miedo fuera eh?? :)

Besossssss!!!

PD: así que a Polonia eh?? pues tengo amigos polacos pero ese idioma me parece impronunciable, tú sabes?? :O lo mío es triste porque sólo sé decir una cosa... kurwa!! (oops! con perdón...) jajaja