viernes, 19 de septiembre de 2008

*diFerenTe*

Me gusta ser diferente

Quiero ser diferente

Verme diferente

Sentirme diferente


No quiero que me pongan un número, ni que me den órdenes. No quiero que me anulen ni formar parte de la masa. Quiero ser yo, porque yo soy todo lo que tengo. Voy a vivir conmigo misma toda la vida: mis manos, mi corazón, mis sentimientos, mi cabeza, es todo aquello que me acompañará hasta el final. Mi padre siempre dice: no te conformes con ser igual que los demás, intenta marcar la diferencia y conseguirás algo en la vida.


Hoy me siento frágil, temerosa e insegura...Días buenos. Días malos. Días con sol. Días con lluvia. Días apagados. Días energéticos...¡COMPENSACIONES! Tengo miedo de marcharme y no encajar, solo espero tener suerte, pero...¿Qué es la suerte? el azar de la vida.


Supongo que debo levantar la cabeza y gritar: CARPE DIEM. Vive el momento. Nunca es mejor lo que llegará. Nunca ha sido mejor lo que pasó.


Me conformo con pensar que cada día es una sonrisa abierta a la esperanza.Dicen que el ser humano se alimenta de lo que sueña, de lo que vive, de lo que espera, de lo que ve. Se alimenta de esperanzas y solo la muerte le detiene.
.

3 comentarios:

мαяια dijo...

Ese miedo es el que marca la diferencia, pero... ¿sabes de qué diferencia te hablo? Pues, es simple: de la que marca los kilos de exceso de equipaje que no te dejan llevar en el aeropuerto. Así que nada, te lo dejas en casita y no tendrás problemas a la hora de facturar tu equipaje. ¿Prometido? ;)

RO$iTÄ dijo...

PromeTidiiiiiiiisimO!además no me que da otra María!!!xDDDDDDD
gRacias guapa!

Sara dijo...

Es que lo raro sería que no tuvieras ni un poco de miedo :).

Recuerdo la primera vez que tuve que vivir sola en el extranjero...¿te puedes creer que cuando llegué a Londres me pareció la ciudad más fea del mundo?

Durante dos días la odié con todas mis fuerzas, me pareció fea, sucia y con un olor a mantequilla que se me metía en la nariz y no me dejaba ni respirar, pero al segundo día se me pasaron todos mis males ;)

Quizá porque no era la primera vez que me iba, el año pasado cuando me concedieron el erasmus en suiza empecé a disfrutar mi plaza desde ese mismo día, yo estaba deseando llegar desde febrero, mi madre tenía un cabreo monumental XD .

Claro que yo sé que eso no es lo normal pero ya te he dicho que no era la primera vez que me iba sola a otro país, sin conocer a nadie y encima esta vez sin tener ni idea del idioma que yo no hablaba ni un poco de francés, como mis clases eran en inglés el francés ni siquiera me lo exigían.

Pero como sé que no es fácil siempre hago el mismo truco... vas a pasar nueve meses viviendo en el mismo sitio no? pues yo lo convierto en mi casa desde que pongo el primer pie en ella. Me llevé cientos de fotos y bluetack para pegarlas (bueno en realidad me llevé uno que no es azul si no blanco porque el azul deja restos, pero es importante que lo lleves porque si lo haces con chinchetas o grapas te pueden pedir que pagues pasta al irte por los agujeros que dejas en la pared) y las coloqué todas incluso antes de deshacer la maleta (y después de limpiar la habitación que tenía unas arañas como mi cabeza de grandes), no sé, es un truco que siempre hago, cada uno tendrá el suyo...

De todas formas no creas que no vas a encajar, eso es imposible. Una de las mejores cosas de vivir fuera de tu entorno es la forma en la que se te abre la mente, las distancias se hacen más cortas, conoces a tanta tanta gente de tantos sitios que es imposible que no encajes con nadie, imposible, yo no conozco a nadie que haya tenido ese problema...

Pero bueno, ya te he dicho que es normal, q ese miedo lo tenemos todos y lo creas o no, es parte de la experiencia, así que no dejes que sea demasiado y disfrútalo que del erasmus se tiene que disfrutar todo!

Piensa que todo el mundo se va, que todo el mundo lo hace, que todo el mundo va a estar igual que tú y si no te convence... piensa én mí que en octubre me vuelvo, así que no puede ser tan malo no? ;)

Un besito guapa